Construir encuentros :: Filial Santa Fe ::

“Nuestro mundo nos exige hoy como educadores lasallanos una presencia nueva, que sea capaz de interpretar, acompañar, y transformar su compleja realidad, con sus cambios acelerados y profundos en el ámbito social, político, económico y educativo.

 Este deseo de transformar nuestras vidas, de mejorar la sociedad, de hacer progresar a nuestros pueblos, nos anima a construir un horizonte educativo y pastoral que nos ayude a responder comunitariamente a estos desafíos”.

Lineamientos pedagógicos pastorales

 

Desde Filial Santa Fe, desde junio del 2017, llevamos adelante un trabajo muy especial: los “Desayunos Solidarios” en el Barrio San Agustín los sábados. Este barrio está ubicado en la periferia norte de la ciudad. Desde su surgimiento sufrió las consecuencias de las injusticias sociales que generan inequidades.

Esta realidad nos interpela como comunidad lasallana a involucrarnos, acompañar y colaborar con quienes hoy se encuentran más desprotegidos que son las niñas y los niños para empezar a transformar esta realidad compleja.

Desde el Colegio La Salle Jobson, un grupo de madres y padres, nos organizamos junto con nuestras hijas e hijos y todos los sábados vamos al barrio al centro comunitario de la organización DeVelar. Nuestra primera actividad es servir la copa de leche y ricas galletitas para compartir en comunidad. Luego, nuestro desafío es poder resolver las tareas que traen las niñas y los niños de sus escuelas. Como cierre organizamos algunos juegos o repasamos algún tema o cuestión que los tenga muy preocupados. Todas las semanas planificamos estos encuentros para que podamos generar un espacio de escucha, solidaridad y aprendizaje.

Mención aparte merecen los festejos especiales que realizamos para fechas clave como el día del niño y del estudiante. Esos días los juegos y las risas pueblan el espacio.

Asumimos este compromiso porque somos un grupo de familias voluntarias. Podemos compartir este trabajos con nuestros afectos nos fortalece y crea lazos entre niñas, niños, jóvenes y adultos. Además, nos ordena el resto del trabajo. Organizamos un té bingo solidario para poder sostener el transporte al barrio, los materiales educativos que necesitamos, los refrigerios que compartimos y los presentes que llevamos.

Este es un camino que recién comenzamos a transitar y encontramos cada sábado tantas miradas y sonrisas esperándonos renuevan nuestro entusiasmo para continuar más allá de las controversias que generar esta realidad social compleja que nos toca atravesar.

Hoy más que nunca levantamos las banderas de la solidaridad y el compromiso,  dispuestos a cruzar fronteras y construir todos los encuentros que sean necesarios para ocuparnos de las niñas y los niños que hoy nos necesitan.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *